10 mayo, 2012

¿Cómo enfrentar los problemas en el VRAE?

¿Hasta cuándo tendrán que seguir muriendo en la conflictiva zona del VRAE, jóvenes soldados como el suboficial PNP César Vilca? ¿Por qué han fallado las diversas estrategias gubernamentales que se han pretendido implementar en esta zona? Sin duda, el principal error ha sido la limitada visión de nuestras autoridades, que adoptaron un enfoque netamente policial y de interdicción para intentar solucionar un problema sumamente complejo y que necesitaba ser enfrentado de manera más integral. Un enfoque que ha empeorado la situación en el VRAE (1). Las autoridades políticas y militares siguen creyendo que solamente con balas y fusiles se solucionarán los conflictos en el VRAE.

Lo peor de todo es que ni siquiera en el aspecto militar lo hacen bien, tras destaparse el caso de las raciones alimenticias malogradas destinadas a los soldados del VRAE, y también el escandaloso caso de la distribución de chalecos antibalas inservibles que no mitigan el impacto de las balas que usan los narcoterroristas en el VRAE. 

A eso se suma la apatía, mezclada con ineptitud, de las autoridades frente a la búsqueda y rescate de los soldados perdidos en el espesor de la selva. Esta apatía lamentablemente se repite en la lenta implementación de medidas para generar el desarrollo en la zona. Todo ello ha llevado a una conocida y sempiterna ausencia del Estado, no solo en Ayma, Kimbiri y Pichari sino también en el resto de los lugares más alejados y agrestes del país. 

Y las medidas y estrategias para solucionar, de una vez por todas, la pobreza, el narcoterrorismo y la falta de desarrollo social en el VRAE, no son nada del otro mundo. Son acciones políticas, sociales y económicas que durante años han sido propuestas y discutidas por diferentes especialistas. Acciones de un sentido común básico ─complejas pero no complicadas de ejecutar─ que ya deberían haber sido implementadas hace tiempo. Sin embargo, los gobiernos llegan, se quedan y se van, y mientras tanto el problema del VRAE persiste. ¿Por qué existe la falta de voluntad política en las autoridades? ¿Cuánto influirá la presunta infiltración del narcotráfico en nuestros más altos estamentos políticos y militares en esta evidente inacción? 

Pero seamos más propositivos: ¿qué hacer en el VRAE? Sabemos que es fundamental generar un desarrollo social y económico en la zona. No me refiero a “llevar” el desarrollo al VRAE, ya que esa seguiría siendo una estrategia vertical, jerárquica y nada intercultural. El desarrollo tiene que generarse desde adentro, con la participación de los principales actores sociales. Eso enfoque debería ser claro para cualquier funcionario. 

La otra actitud tiene que ver con el diálogo y la democratización de las acciones a implementar. Eso implica la activa participación de los actores más importantes en el VRAE: las autoridades locales y los líderes sociales. En el caso de los primeros implica una mayor coordinación en las decisiones por ejemplo en el tema de inversión pública en servicios de salud y educación. Y en el caso de los segundos, significa reconstruir las organizaciones sociales de base, ─principalmente las agropecuarias─ venidas a menos y dejadas a su destino por los últimos gobiernos. A ellos tendría que sumarse el fomentar la participación de los líderes y lideresas de las comunidades indígenas, principalmente machiguengas y ashaninkas. 

Sin embargo el tema crucial en el VRAE sigue siendo el tema productivo. Es decir, plantear una estrategia que permita el desarrollo de la actividad agraria, ganadera y acuícola en la zona, que permita reemplazar en un mediano o largo plazo, las prácticas relacionadas al cultivo de la hoja de coca, que en la gran mayoría de casos se vinculan al mercado del narcotráfico (2). Pero el desarrollo agrario ─la principal actividad en la zona─ implica una serie de pasos que van desde fomentar las micro y pequeñas empresas, la innovación tecnológica, la generación de conocimientos, la mejora de la infraestructura agrícola, solucionar las distorsiones en la cadena de comercialización (lease intermediarios), asfaltado de carreteras que dinamicen la economía campesina, asegurar nichos de mercado, y finalmente precios altos en cultivos alternativos que permitan competir con los precios que pagan los narcotraficantes por la arroba de hoja de coca. ¿Funcionará en el VRAE la réplica del “Modelo San Martín”? Habrá que debatirlo en las próximas semanas. Lo cierto del caso es que los indicados para encabezar estas políticas en el VRAE, son el ministerio de la Producción y el de Agricultura, y no así los ministros del Interior y de Defensa, que deberían subordinarse a los primeros. 

Lamentablemente, la implementación de políticas agrarias concretas en el Perú, sigue siendo la gran deuda de los diferentes gobiernos de turno, y el de Humala, hasta el momento, no es la diferencia. Lo cual hace pensar que el VRAE seguirá en la misma tendencia que el resto de país: cero políticas agrarias.  

Todo esto, lleva a concluir que el Plan VRAE ─sí, aunque ud. no lo crea existe un plan VRAE (3) ─ ha fracasado rotundamente. Y no es sorprendente, ya que una política basada en lo belicista y en la erradicación compulsiva nunca podrá ser la solución a tan compleja situación. La discusión es larga y debemos seguir insistiendo en visualizar respuestas al enredo. 

Atalaya, Ucayali, 4 de mayo 2012 

(1) El Valle Río Apurímac y Ene es un territorio que comprende un millón 486 mil hectáreas entre las regiones de Ayacucho, Cusco, Junín y Huancavelica. La mayoría de su población de 132 mil habitantes, vive en la extrema pobreza, con un alto índice de desnutrición infantil crónica y baja tasa de escolaridad. 
(2) Una aclaración: la hoja de coca NO es un cultivo ilegal, como afirman de manera equivocada algunos colegas periodistas. Lo delictivo e ilegal es la producción de pasta básica de cocaína. 
(3) Documento de diagnóstico y prescripción a fin de acabar con el cultivo de la hoja de coca, combatir las actividades delictivas derivadas del narcotráfico, y neutralizar la presencia de Sendero Luminoso en la zona. El plan tiene tres ejes: desarrollo económico y social; seguridad y legalidad (narcotráfico y terrorismo); y comunicación y participación.




3 comentarios:

  1. I thіnk thаt everything рosted mаԁe a lot оf senѕe.
    However, thіnk about thiѕ, whаt if you aԁԁed
    a little infoгmation? I mean, I dοn't wish to tell you how to run your website, but what if you added something that makes people want more? I mean "�C�mo enfrentar los problemas en el VRAE?" is a little vanilla. You might glance at Yahoo's home pagе and watch how they create post headlinеs tо get viewers to opеn the linκs.
    You might add a relаted video or a pic or twο to get people eхcitеԁ about whаt
    you've written. Just my opinion, it might bring your posts a little livelier.

    Also visit my homepage: teentz.com

    ResponderEliminar
  2. An intгiguіng discusѕion is definіtely woгth
    comment. I do believе thаt you ought
    to wrіte more οn thiѕ tοpiс, it may not bе a taboo matter but typiсallу pеople do not talk
    abοut such issues. To the next! Μanу thаnks!

    !

    Fеel fгee to ѕurf to my pagе .
    .. click the up coming document

    ResponderEliminar
  3. An intгiguing diѕcuѕsion is definіtely worth cοmment.
    I do belіеve that yоu ѕhoulԁ ωritе moгe on thiѕ topіс,
    іt might nоt be a tаbοo matter but typiсаlly people dοn't talk about these issues. To the next! Best wishes!!

    Also visit my web page: click The next post

    ResponderEliminar